top of page
Buscar
  • Foto del escritorPaola Amaya

Psiconeuroinmunoendocrinología

El término Psiconeuroinmunología fue usado oficialmente por primera vez en 1975, en la Universidad de Rochester, resultado de estudios realizados por el psicólogo Robert Ader y el inmunólogo Nicholas Cohen, sobre el condicionamiento del sistema inmunológico. Ya antes se había probado experimentalmente en animales, la relación entre psiquis, tensión y sistema inmunitario. La interacción entre sistema nervioso, inmune y endocrino ha venido siendo demostrada desde entonces. En 1981 David Felten, de la Universidad de Indiana, demostró la red de nervios que llegaba a los vasos sanguíneos y a las células del sistema inmune. Blalock y Smith descubrieron un circuito bidireccional entre el sistema inmune y el sistema endocrino; al ser los linfocitos (células inmunitarias) capaces de producir hormonas y otras sustancias químicas mensajeras.

El nombre Psiconeuroinmunoendocrinología empezó a figurar desde el 2005, en una publicación que exponen las potenciales consecuencia de los estresores psicosociales en la salud. Hoy en día consiste en una forma de abordar los problemas de salud basada en la comprensión de los mecanismos reguladores del organismo, la interconexión de todos sistemas y en la interrelación e interdependencia de todos los fenómenos del cuerpo humano.

El sistema inmune es la identidad de un organismo, que es propio, que es ajeno, que es una amenaza y ante que peligro reaccionar. El sistema endocrino es todo el sistema de comunicación biológica a través de hormonas y mensajeros. El sistema nervioso se encarga del procesamiento de información, gran parte de la cual es de características psíquicas y emocionales. Estos 3 sistemas se encargan de mantener un estado interno constante pese a los cambios externos. A este equilibrio interno la ciencia ha dado el nombre de homeostasis.

Las células de las defensas tienen receptores para neuronas, por tanto les afecta, positiva o negativamente, el estado hormonal del cuerpo. Así mismo el sistema nervioso recibe información del estado interno del cuerpo y esto puede modificar la esfera psicológica y conductual del ser humano.

Los factores psicológicos se relacionan positiva o negativamente con la expresión de genes, por ejemplo los relacionados con inflamación. Esto lo ha descubierto la nueva rama de la ciencia: Epigenética.

Para mantener la salud, entonces, las intervenciones han de estar encaminadas en resolver las causas del estrés crónico, sea cual sea su origen. No basta con acciones en una sola dirección. El abordaje terapéutico más completo es aquel que integra al ser en todas sus esferas y tiene en cuenta la interrelación de los mecanismos reguladores del cuerpo.

62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page