top of page
Buscar
  • Foto del escritorPaola Amaya

Soluciona el síndrome de agotamiento o burn out

¿Te sientes incompetente? ¿Sientes que tu cuerpo no te acompaña a alcanzar tus objetivos? ¿O estás tan agotado que ya no tienes ni sueños?


Existe un estado de agotamiento mental, emocional, energético y físico que se presenta como resultado de exigencias agobiantes, estrés crónico o insatisfacción laboral prolongados. Médicamente se han dado varios nombres y explicaciones a esta condición, siendo Sindrome de Burn Out (síndrome de quemado), Síndrome de agotamiento Profesional o síndrome de desgaste, los nombres diagnósticos más frecuentes.

El síndrome de agotamiento o burn out está reconocido por la Organización Mundial de la Salud y está caracterizado por agotamiento emocional, sentimientos de incompetencia, bajo rendimiento, actitud negativa, insensibilidad a las necesidades de otros y disminución de la realización personal. Los diagnósticos de síndrome de fatiga crónica y la falla adrenal, tienen un énfasis más biológico y presentan síntomas más físicos que emocionales. Todo esto parece ser un conjunto difuso de síntomas y muchas definiciones pero con una falta de energía física, mental y/o emocional como común denominador.

Ocurren cuando el cuerpo ya no es capaz de responder a cargas de estrés que en algún momento fueron tolerables pero que se mantuvieron por demasiado tiempo. Durante este periodo el cuerpo gastó muchos recursos para para soportar la elevada carga. Por la duración prolongada y la desproporción del gasto energético, hormonal y biológico, los mecanismos de respuesta se debilitan e incluso se puede llegar a la incapacidad de respuesta ante pequeños esfuerzos. La capacidad biológica de gestionar las hormonas de estrés y los neurotransmisores necesarios puede estar afectada.


La principal causa del síndrome de agotamiento es el estrés laboral y la ansiedad mantenida por largos periodos de tiempo. Sin embargo varios estudios también identifican causas sociales y familiares de este síndrome de agotamiento. Sin lugar a duda percibirse un entorno caótico aumenta el riesgo de padecerlo.


Las principales afecciones biológicas encontradas son disfunción en los neurotransmisores del eje Hipotalamo-Hipófisis-Adrenal, en el sistema neurovegetativo del cuerpo y en las glándulas suprarrenales, encargadas de producir hormonas como el cortisol, adrenalina y noradrenalina. Dichas hormonas regulan la presión arterial, el alertamiento cerebral y muchas otras funciones metabólicas y hormonales. Dentro de los neurotransmisores involucrados se encuentran la oxitocina, la dopamina, la serotonina y las beta endorfinas, entre otros.

El síndrome de agotamiento ocasiona una disminución en la calidad de vida, aumenta la probabilidad de cometer errores y afecta el bienestar global de la persona que lo sufre. Los síntomas físicos son dolores de cabeza, nauseas, alteraciones del sueño, dolores musculares, cansancio. Los síntomas comportamentales son la irritabilidad, tensión, desmotivación, indiferencia, apatía, cinismo y poco contacto social.


¿Cómo puedo solucionarlo?


1. Lo principal es reconocer el síndrome de desgaste y, una vez identificado, hacer una revisión médica exhaustiva del estado físico, químico y funcional del cuerpo. Descartar disfunciones neurológicas, cardiovasculares, metabólicos, deficiencias de vitaminas, inflamaciones crónicas o infecciones ocultas. En caso de existirlas es fundamental hacer un correcto tratamiento. Para esto recomiendo la Psiconeuroinmunoendocrinología cuyo apoyo es fundamental. Dependiendo de la gravedad pueden ser necesarios procesos de desintoxicación, dietas anti-inflamatorias y tratamientos funcionales prolongados. Posterior a esto hay que encontrar apoyo emocional y psicológico, proporcional al estado de agotamiento de la persona. En ocasiones puede ser necesario un acompañamiento psiquiátrico y psicoterapéutico.


2. Mejorar la calidad del sueño y aumentar las endorfinas producidas internamente por el cuerpo, durante el ejercicio y la practica de hobbies, deportes o actividades placenteras, son excelentes herramientas para disminuir los síntomas.


3. Reconocer las cosas que hacen que tu vida tenga sentido puede ayudarte a sentir menos estrés.


Estudios científicos han observado que tener definido un significado de la vida, o propósito de vida, facilita que un evento preocupante se perciba como menos estresante, se desarrollen más habilidades para adaptarse y afrontar los retos que aparece y, por tanto, se experimente menos agotamiento y fatiga.


Enfocar la atención en las cosas que hacen significativa tu existencia mejora la calidad de vida, el estado cardiovascular y el perfil bioquímico del cuerpo.


¿Qué hace que tu vida tenga sentido hoy?





118 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


SANDRA PATRICIA MARULANDA GUTIERREZ
SANDRA PATRICIA MARULANDA GUTIERREZ
Jun 14, 2023

Buenos Días Muchas gracias Dra por esta información es super interesante, ya que uno nunca se percata de todos estos síntomas,

Like
bottom of page